Amanecer en la butaca de atrás

29.11.2009 20:51

No sabía que andarías persiguiendo
en ese sueño del desierto inesperado,
donde incansable
perdido y loco,
como un Quijote tuareg,
corrías sobre la arena
agitando los brazos contra la inmensidad
a pesar del sol, el viento, la sed...

Te pregunté al despertar
y me dijiste
con voz entrecortada y triste
“reclamaba el maná de los labios prometidos,
el frescor de sus profundidades,
las dunas movedizas de ese cuerpo...
Buscaba el hechizo y la redención
...o el olvido”

“Solitaria – te contesté con duro reproche-
la realidad es un ovillo de resaca, frío y sueño
en la butaca trasera del coche...
Te duele el alma,
te duelen los huesos
y amaneces
en una calle desierta de algún pueblo desconocido
tras la noche de suicida peligroso
en que tuviste que cerrar un ojo
pues con dos
no acertabas el camino”

Entonces
Agria y rota
tu mirada se oscureció huidiza
buscando refugio en la mía
...Y dejé que volvieras a dormirte entre mis brazos
desde tus brazos
para no ahondar en la pena
y proseguir más tarde
aunque de otra manera
la compartida borrachera de los días.

Share |

Volver

Contacto

Miguel Cabeza