Canción inesperada

29.11.2009 20:45

Avanzo como sol hambriento de fría noche y luna
con latidos de plomo
y densas palabras desnudas


zumbidos de abeja pausan
orquestas de cigarras flamígeras
sobre las masas de calmo agobio
que respiran mis heridas


De muerte verdadera
se abre el camino
mientras la tierra se agrieta
buscando mi medida


Ya no hay sombra, no hay cobijo
ni esperanza que alumbre destello
tan solo queda
prisión, espanto, olvido y miedo


Cuando canción inesperada
septiembre me recoge
diluida agonía
entre las distancias del destino


Y me limpia, me viste, me libera y me anuncia
el pestañear de unos ojos de mar
flotando aéreos sobre la brisa
y el horizonte que se expande
desde una lejana sonrisa.






Share |

Volver

Contacto

Miguel Cabeza