Mujer de piedra

02.05.2011 18:49

La encontré serena
e inmóvil
donde siempre
contemplando el mar
de un lunes sin horizonte
Y las siluetas amadas no acababan de romper su lejanía
de piedra
como ella


Le hubiese bastado
con sentir, como pasos tenues, las pulsaciones ligeras
de sus espíritus amados
al arrimarse al fuego de otro mundo
más a su medida


Pero nada sucedía
Salvo el horizonte ausente
Salvo el mar fundido

Share |

Volver

Contacto

Miguel Cabeza