Phra

04.03.2010 14:18

 

Porque os burlasteis de mi ocaso

cuando ya nada podía ofreceros

me abrí al odio hacia vuestra especie

pero no me calmó

ni vuestro dolor

ni vuestra sangre

Y a pesar de mi decrépita vejez

de mi boca temblorosa y babeante

surgió la voz poderosa del perdón

 

Pero ahora cambiarán las reglas del juego

ya no me arrastraré como mendigo entre vosotros

mi tierra se refugiará en el cielo

y os administraré la luz generosa

con precaución

Inútiles serán

los acechos perversos

para quien cada mañana significará renacimiento

 

Gozad entonces de las horas y de los días

que os sean dados

y recordad agradecidos

que en mi destino

vive el vuestro.

 

Share |

Volver

Contacto

Miguel Cabeza