Poemas del oficinista

29.11.2009 20:55

Poemas del oficinista enamorado
Los siguientes poemas se “atraen” desde recreaciones de “El oficinista enamorado”
 
 
Lucas, el filósofo

Un apetito huérfano sobre el corazón asombrado
un par de cervecitas en soledad
la vista despejada
un lápiz, un papel
-vale la servilleta del bar-
la posibilidad del sonoro monólogo libre y discursivo:
Y... bienvenida la filosofía


La pelirroja

La voz dulce emerge desde la pelirroja llama
ondas complacidas y delicadas
deslizándose insinuantes y etéreas

La cárcel brumosa es para los ríos de nata y fresa
que se escapan de los cauces del movimiento,
el bramido interior se urge a tejer la red
sobre la mirada suya: el transformador maná
La pelirroja llama no descarga
sin embargo
sus ojazos
tan tristes como risueños
del perdido infinito que le secuestra la esperanza


La autófaga

Geografía inédita y sorprendente
para fortuna de los ojos adheridos a los confines fundamento
desde los que emergen
densos, pulidos, relucientes
juegos de volumetrías

la ascensión visual será prudente
permitiéndose la placentera escalada sensorial
nada puede fallar
ni hacerte rodar hacia abismos inadvertidos

Trepa entonces la mirada a pulso
las densas y bronceadas pendientes
y a cada pequeña distancia
se confirma lo que se promete
el potencial descomunal
de la morena arena de hembra repleta

Pero en la cima no habrá bandera
sino acorralados ojos almendrados
mostrando el desafío
de las emociones de la sangre
la pasión desbocada, los delirios rotos
y la lava abrasiva
que no funde cadenas.



Lucas, el colonizado

Las callejuelas
vacías de palabras
humedas amanecen el día
la vida se descubre una vez más
dentro de un tubo de ensayo
y ya siempre será hoy

El mar le mira en silencio
y no le advierte
ni le impide asumir el tiempo
como la distancia que a cada paso
lo separa algo más de sí mismo

La nada interior lo ausentará
en cuanto las oscuras siluetas pescadoras
inicien la faena.


Adela

Enfrentarse al irreal brillo diáfano de sus ojos dorados
es comprender
que la edad no es concepto razonable
Adela
tez aceituna, labios marcados
fiereza noble
elegancia natural de jefa y hechicera
fidelidad a un mundo posible
donde existen amores inevitablemente fundidos
Adela gacela
Adela riachuelo
Adela pájaro de mil colores
Adela tiburón
Vieja Adela carcelera
de la joven Adela preservada
sólo para él:
No la herirán los rayos del sol
No la someterán las experiencias de la vida
No la marchitarán otros amores

E irremediable llegará el día marcado en las estrellas
en que la flor de voz derrumbe el castillo mazmorra
desde el que libre se escape, la promesa enamorada



Lucas, el perdido

Distancia, distancia,
Altura, altura,

Caída hojita de otoño retorna
al frondoso árbol de la primavera prendida
Mientras
noble insensatez
inusitada y tierna
protege guardiana los previsibles intentos de la mente

Lejanía, lejanía
distancia, distancia

Provoca entonces el corazón del movimiento
la floración de los amorosos misterios
mientras se sobrevuelan los océanos
del rencor ardido
entre graciosas formaciones
de blancas esperanzas
... Ya sólo preocupa la blanca paloma
desprendida del arcoiris
de la ternura seductora

Sobre el mantel de la blanquísima piel
que oculta la negritud descalza
se despliega el gran misterio
el Universo de lo estable y lo inestable
de las leyes eternas
y las expresiones mutables
El mismo mar
pero jamás las mismas olas


La florista

Equilibrio sólido, anclaje potente
apegada a la tierra, el corazón en el vientre

... y el vientre es un melón.

Acoplada a lo inmediato:
el trabajo, la familia, otro hijo, el coche a plazos…

la mirada es clara y limpia:
no se maquina, no se chismorea, no se desea el mal...

El suicidio todavía se hará esperar
para darle al amor su oportunidad


Amor

Éste es el paraíso que yo ahora elijo
ésta es la muerte que acepto vivir en plenitud
éstos son los altos espacios de aventura
a los que sólo pueden acceder los vuelos del corazón.(*)








(*) “els alts espais són l'aventura que solament ton cor atreu”. Guiem Colom (“Cançó de l'hostessa” )

Share |

Volver

Contacto

Miguel Cabeza